Tratamientos

Medicina estética


Peeling químico


El peeling químico o exfoliación química es una técnica de tratamiento corporal no quirúrgica que consigue mejorar y suavizar la textura de la piel, habitualmente de la cara, mediante diferentes tipos de soluciones químicas que permiten regenerar una nueva piel más suave, luminosa y menos arrugada.

Toxina botulínica


La toxina botulínica de tipo A, conocida como bótox, es un complejo neurotóxico que actúa relajando la musculatura, por tanto ideal para el tratamiento de arrugas faciales debidas a la expresión y mímica de la musculatura facial.

Tiene gran efectividad en las arrugas del entrecejo y la frente, las patas de gallo y eleva ligeramente las cejas, dando al rostro un aspecto más juvenil y relajado. También tiene utilidad en el exceso de sudoración, ayudando a mejorar la hiperhidrosis de palmas y axilas.

Ácido hialurónico


El uso de ácido hialurónico en los tratamientos de belleza se debe a que su principal propiedad es la de aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante, reduciendo arrugas y flacidez.

La inyección se realizará en función de las necesidades de cada paciente. Las localizaciones habituales son pómulos, contorno y comisura labial, surcos nasogenianos y arrugas peribucales y perioculares.

Mesoterapia


La mesoterapia es un tratamiento médico no quirúrgico que emplea múltiples inyecciones de medicamentos farmacéuticos y homeopáticos, extractos de plantas, vitaminas y otros ingredientes en la grasa subcutánea.

Con la mesoterapia se fortalecen las fibras de elastina, se estimula la producción de colágeno, se combaten los radicales libres y se estimula la actividad celular. Se pueden esperar buenos resultados reduciendo líneas de expresión, mayor luminosidad de la piel apareciendo esta más firme, joven y sana.





Copyright © Pablo Alegre 2017. Todos los derechos reservados.